la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 27 de abril de 2017

Córdoba: La Fiesta de los Patios



Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO


La Fiesta de los Patios de Córdoba es un concurso en el que los participantes abren al público, de modo gratuito, sus patios para que puedan ser visitados dentro de un cierto horario. Es una celebración que ha sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Los Patios se han convertido en verdaderas obras de arte, una explosión de color con las macetas del interior, las rejas, pozos y balcones.


Está singular tradición permite que los turistas puedan contemplar los patios. Unos pequeños paraísos que suelen esar escondidos ante las miradas curiosas. Un mar de flores y plantas aromáticas envuelven al visitante con su dulce fragancia y sus colores. Es todo un placer para los sentidos. Casi te olvidas de estar en medio de una gran ciudad.


Mayo es mes cordobés por excelencia. Los festejos comienzan con las Cruces de Mayo y finalizan con la Feria de Córdoba. Sin duda es la mejor época para visitar esta preciosa ciudad milenaria.

Consejo: Los patios que participan en el concurso están repartidos por la ciudad histórica y se encuentran señalados con maceteros de setos que flanquean la puerta. De este modo son fácimente identificables.


Origen: El Festival de los Patios Cordobeses comenzó en 1918, fue interrumpida por la Guerra Civil y volvió con fuerza en los años cincuenta hasta nuestros días. El patio siempre ha sido la sala de estar, el punto de encuentro para la reunión y la tertulia. Fuera de la casa quedaba el bullicio, dentro reinaba la paz y el sosiego.


Guernica, la mentira que nunca muere / por Pedro Fernández Barbadillo



El dicho popular sostiene que las mentiras "tienen las patas cortas". Será en la vida cotidiana, porque en la universitaria las mentiras avanzan con grandes zancadas. Los españoles lo podemos comprobar si nos acercamos al consenso de los historiadores sobre la II República, la Guerra Civil y el régimen franquista.

El "Y punto" de Viñas como argumento

Un ejemplo es la fabulación de que el general Franco hizo matar al gobernador militar de Las Palmas, general Amado Balmes, para dejar Santa Cruz de Tenerife y poder subir al avión que le trasladó a Marruecos. Según el fabulador, el catedrático Ángel Viñas, esa muerte accidental "¡es un asesinato con premeditación y alevosía. Y punto!". Un historiador aficionado, Moisés Domínguez, ha demostrado que la narración no pasa de ser una novela, y encima poco verosímil, ya que ha encontrado hasta la autopsia que se realizó a Balmes. Pero la academia sigue difundiendo la fábula. El único profesor que yo sepa se ha atrevido a señalar al rey desnudo ha sido Stanley Payne en su El camino al 18 de julio.

Un cínico —o quizás un realista—, afirmaba que en la universidad se producía la sustitución de las teorías o los paradigmas desfasados por otros nuevos sólo cuando los viejos que habían elaborado los primeros y se negaban a aceptar las novedades se jubilaban o se morían. Yo aceptaría la afirmación anterior si hubiera esa sustitución de teorías, pero es que los años pasan y vemos que, en este caso, las mentiras se mantienen, incluso engordan. Bien lo sabía el militar, ingeniero e historiador Jesús María Salas Larrazábal, fallecido el 29 de marzo, que, junto con el periodista Vicente Talón, introdujo racionalidad y hechos en el episodio más manipulado de la guerra civil española: el bombardeo de Guernica, realizado el lunes 26 de abril de 1937 por las aviaciones de Italia y Alemania.

Talón reveló (Arde Guernica) que el delegado del Gobierno vasco había suspendido el tradicional mercado del lunes, aparte de tomar otras medidas para proteger a la población de un bombardeo, cosa lógica debido al bombardeo de Durango efectuado por los italianos el 31 de marzo; la cercanía del frente; y las tropas y fábricas militares que había en la pequeña ciudad. Salas redujo el número de muertos a menos de 130, de los que dio nombre y apellidos, cuando la historiografía antifranquista y abertzale había impuesto el número de 1.654 fallecidos. Para desprestigiar a Salas, que expuso por escrito sus descubrimientos por primera vez en 1981, se le tildó de "general franquista", cuando sus dos ascensos a general de brigada y de división los aprobaron sendos Gobiernos socialistas presididos por Felipe González.

¿El peor libro de Anthony Beevor?

En La Guerra Civil española, escrito para el septuagésimo aniversario de la contienda, el historiador británico Anthony Beevor dedica poco más de dos páginas al bombardeo de Guernica, y, como le replicó Salas en su último libro:

demuestra que en el siglo XXI pueden seguir escribiéndose insensateces sobre el bombardeo de Guernica. Antepone versiones de escritores de su nacionalidad, aunque se alejen por completo de la realidad, a serias investigaciones de españoles, alemanes e italianos.

Entre otros errores, Beevor escribe que en Guernica "era día de mercado"; no menciona el primer bombardeo, que fue realizado por los italianos y había alertado a los habitantes; repite que los aviones alemanes ametrallaron a las personas que estaban dentro de las calles de la villa; inventa que de Bilbao, más alejado del frente, huía gente a Guernica que llegaba a ésta mientras se producía el bombardeo; ignora las intenciones de los corresponsales británicos de lanzar una campaña contra la amenaza nazi exagerando los horrores de la Luftwaffe... Y por último se sacude su responsabilidad con este párrafo:

Nunca se ha sabido con certeza el número de muertos y heridos que produjo el ataque. El gobierno vasco sostuvo que un tercio de la población (1.654 muertos y 889 heridos) sufrió en sus carnes el bombardeo, aunque las investigaciones más recientes sostienen que los muertos no pasaron de 300.

¿En qué quedamos? ¿Se conoce o no se conoce el número de víctimas? ¿Qué merece más crédito a un historiador: la declaración de uno de los bandos en una guerra o las posteriores investigaciones?
Las ciudades bombardeados por el Frente Popular

Una de las mentiras que forman parte de la leyenda de Guernica es que se trató del primer bombardeo aéreo de una ciudad. El Gobierno del Frente Popular había hecho bombardear por su aviación, según enumera Salas: Ceuta (20, 26 y 28 de julio), Tetuán (20 y 28 de julio), Melilla (26 y 28 de julio) Larache (28 y 7 de agosto), Cádiz (20 y 26 de julio y 7 de agosto), Toledo (22 de julio), Sevilla (23 y 26 de julio), Córdoba (26 de julio, 5 y 22 de agosto), Siétamo y Leciñena (1 y 2 de agosto), Algeciras y Tarifa (7 de agosto), Palma (13 de agosto), Huesca (24 y 27 de agosto), Oviedo (21, 24, 25 y 27 de agosto)

En la última actualización de su investigación, Guernica, el bombardeo: la historia frente al mito (Galland), editado en 2012, y de donde sacamos las citas anteriores, Salas volvió a desmontar los puntos de la leyenda sobre Guernica tanto los antiguos que provienen de los años de la guerra, como los nuevos. Entre éstos, destaca la afirmación de dos escritores británicos, Gordon Thomas y Max Morgan, en su novela El día en que murió Guernica (1976), de que la víspera del bombardeo hubo una reunión en Burgos de Franco, Mola, Richthofen (jefe de estado mayor de la Legión Cóndor), Velardi (jefe de la Aviación Legionaria italiana) y otros militares para planear el ataque genocida. Esa reunión era imposible entre otros motivos porque Franco, en Salamanca, se enfrentaba a la rebelión de algunos falangistas y carlistas que no aceptaban su unificación en FET de las Jons; el día 25 había sido detenido el jefe falangista Manuel Hedilla.

Sin embargo, los hechos siguen siendo ignorados en favor del mito. En un artículo del profesor universitario y militar Fernando Puell de la Villa, publicado en el número 7 de la revista Desperta Ferro dedicado a la guerra en Vizcaya en 1937, se incluye un mapa con los datos de la leyenda: bombardeo ininterrumpido "durante más de tres horas" y 1.654 muertos, según el Gobierno vasco.

Mientras la Academia se cierra a la verdad, como la cripta de un vampiro a la luz, la villa de Guernica no tuvo reparos en invitar a Salas Larrazábal a actos sobre el bombardeo.

SEVILLA: TOROS DE TORRESTRELLA PARA JOSÉ GARRIDO, ÁLVARO LORENZO Y GINÉS MARÍN / por Diego Martínez. UTAA-SEVILLA



Cierto es que los toros de Álvaro Domecq no son la “tonta del bote” de los dos festejos anteriores. Sin llegar a ese medio toro que nos tienen acostumbrados las figuras, los toros jerezanos, ni aburrieron al aficionado, ni se “dejaron”, sino que plantearon los problemas que conlleva la casta y transmiten esperanza de faenas trabajadas y algo de emoción a los tendidos. 


TOROS DE TORRESTRELLA PARA JOSÉ GARRIDO, 
ÁLVARO LORENZO Y GINÉS MARÍN.

CORRIDA DE MUCHOS MATICES

Diego Martínez. UTAA-SEVILLA
SEVILLA. 26 DE ABRIL DE 2017.
Primer festejo del ciclo continuado de la Fería de Abril. Cártel del gusto de aficionado porque ante astados de Torrestrella, hierro encastado, se enfrentan tres toreros jóvenes que intentan rompen el escalafón para hacerse hueco e imponer su torería.

El primer matiz es que su tauromaquia no rompe con los cánones modernos del toreo actual. Es más de lo mismo y aunque se esperaba cierta calidad en su labor, lo cierto es que en términos generales salimos decepcionados.

Cierto es que los toros de Álvaro Domecq no son la “tonta del bote” de los dos festejos anteriores. Sin llegar a ese medio toro que nos tienen acostumbrados las figuras, los toros jerezanos, ni aburrieron al aficionado, ni se “dejaron”, sino que plantearon los problemas que conlleva la casta y transmiten esperanza de faenas trabajadas y algo de emoción a los tendidos. 

Los dos borrones de Torrestrella fueron la manifiesta flojedad del primero y las dudas que al aficionado presentaban los pitones del lidiado en segundo lugar. Eran defensas que pedían a gritos un análisis posterior, pero ya sabemos que los presidentes y veterinarios están a otras cuestiones.

Ni que decir, que una vez más la suerte de varas fue también puro teatro, estafa clara y continuada al aficionado al que entre todos hurtan una parte tan importante de la lidia.

Advertencia a José Garrido. Es su obligación colocar al toro en suerte tras la raya de menor diámetro. Nadie tomará cartas en el asunto.

Lo mejor de la tarde lo firmó Garrido en el cuarto. Lances primorosos con el capote y faena vibrante con la muleta. Comenzó de rodillas para calentar. Dos tandas con la derecha ganando terreno para fuera y continuidad con la izquierda, aunque ya más desigual su labor. Como el toro tenía poder y su embestida transmitía emoción, la labor del torero llegaba a los tendidos y al matar de estocada bien ejecutada y certera, se pidió la oreja, que fue concedida.

Álvaro Lorenzo sorteó dos toros con posibilidades de triunfo. Aceleraba los muletazos, poco sometimiento por bajo. Algunos enganchones. Poco toreo en redondo. Mucho toreo rectilíneo. Mató fatal a su primero. En definitiva, no supo o no pudo con sus oponentes.

Ginés Marín se dejó ir con las orejas puestas un tercer toro al que dio muchos pases, pocos de calidad, sin someterlo por bajo, ni mandar en su labor.

En el sexto, que se apagó demasiado pronto en la muleta, no aprovechó las pocas tandas que tenía. Otra vez ese toreo moderno rectilíneo con el toro hacia fuera, que desdibuja la estructura de una buena faena.

Torrestrella ofreció la sensación de que hubo posibilidades de triunfo que fueron desaprovechadas por una terna que debe madurar bastante.

¡ROSTROS DE UN PAÍS LLAMADO VENEZUELA¡ / por Jesús Alfonso Osuna Ceballos



Imágenes de dos sábados para el recuerdo, para no olvidar que aquí estamos. En el primero, una cara y un gesto para nunca borrarlos; lo que no queremos ser ni que otros tampoco sean: pobres.


¡ROSTROS DE UN PAÍS LLAMADO VENEZUELA¡

Jesús Alfonso Osuna Ceballos
Profesor Titular de la Escuela de Medicina,
Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela. 
Mérida, 20 de abril de 2017.
19 de abril de 2017, hoy, los días antes y los que vendrán, gente que lucha por su dignidad continúa enfrentando con su coraje todo tipo de represión, y seguirán en las calles; porque nuestros derechos ciudadanos han sido confiscados por un Régimen sin escrúpulos, que lejos de reconocer sus errores, con saña los transfiere hacia la ciudadanía.

Somos muchos los que podríamos hacer algo, en momentos en que el país nos reclama a todos; en consecuencia hago efectiva mi solidaridad rememorando dolorosas imágenes de la Venezuela de estos últimos tiempos; como homenaje a los niños, más aún, aquellos quienes sufren todo tipo de carencias, a la épica de la mujer venezolana, a la valentía de nuestros jóvenes, y a quienes creen y practican los valores de la democracia.

Imágenes de dos sábados para el recuerdo, para no olvidar que aquí estamos. En el primero, una cara y un gesto para nunca borrarlos; lo que no queremos ser ni que otros tampoco sean: pobres. En la mañana de aquél día, interminable la espera para ser atendidos por oficiantes de cajeros de la banca pública para recibir lo que a mujeres y hombres, adultos mayores, nos corresponde por concepto de la denominada “pensión de la vejez”. Con atención escuchaba comentarios sobre la vida de mis acompañantes transitorios; tal vez como ellos, queriendo adivinar cuánto más sería el tiempo de nuestra espera.

De pronto frente a nosotros la cara y el gesto inolvidables nos devolvió a la realidad: una mujer de edad imprecisa; baja su estatura, de presencia y vestir humilde, con canas mal peinadas, revelando toda su apariencia los duros años vividos; luciendo si reparos, gastada cartera de plástico, terciada sobre sus hombros. Súbitamente volteó hacia nosotros con un billete color rosa, de 20.000 mil bolívares en una de sus manos, parte de su pensión, lo que tenía o lo que pudo retirar después de larga espera, sumada a la larga tregua de sus años a cuestas. En actitud desafiante sacudió la pieza del nuevo “cono monetario”. Ni una sola palabra. Su gesto remitiendo mil preguntas sin respuesta, tal vez una “¿qué puedo comprar con esto?” sacudiendo aquél papel color rosa, como para remarcar lo inservible del mismo. Habían secuestrado su esperanza, quizás habían robado su “ilusión de la riqueza” porque con los viejos billetes de 10 o de 20 bolívares si habrían llenado su humilde cartera de plástico. Con paso firme abandonó el lugar dejándonos a todos la brisa de su tristeza y su desesperanza….

Otro sábado: una niña con 5 papeles de 100 bolívares en sus huesudas manos llenas de reclamos…el hombre detrás de la surtida vitrina posó en ella su mirada…cara conocida por el gesto que en aquél percibí…..momentos después el hombre alargó su brazo para entregar el “pedido de la niña” y en acto simultáneo tomó el dinero de sus manos; ella recibió aquél su pobre pedido, con sonrisa más triste que ese sábado de neblina y lluvia de nuestra Mérida….y se alejó en silencio condenatorio. Mi pregunta no se hizo esperar ¿qué compró esa niña?...no tardó la fría respuesta ¡pellejos!….y completó “es lo que comen”….”es lo que pueden comprar”…. me sentí sólo…con interminable tristeza, sin igualar la de nuestra gente: su pobreza la que en crudas cifras como realidad tangible, han develado estudios rigurosamente conducidos, en los últimos años, vertidos todos ellos en la encuesta ENCOVI. 

Entonces ¿acaso no es necesaria la calle con acciones que den al traste con un gobierno soberbio e inclemente? sobran razones para no desmayar en la lucha, para acabar con la miseria y la tristeza de todo un país; mañana, cruda realidad la que habremos de enfrentar, pero será mejor dar la cara a ese reto antes que vivir con la frágil “ilusión de la riqueza” y con una pesada indiferencia a cuestas.

2ª de feria en Sevilla. Pese a la oreja que cortó José Garrido, se incumplieron las expectativas / por J.A. del Moral

  7

Antes de que se deshiciera el desfile de cuadrillas, se guardó un minuto de silencio por la muerte de Sebastián Palomo Linares.

Lo mejor de la tarde corrió por cuenta de José Garrido, especialmente con el capote en el magnífico recibo de sus dos toros, pero su faena premiada al estupendo cuarto toro de Torrestrella no estuvo a la altura de las excepcionales condiciones del burel. Fue con mucho el mejor toro del envío. Como también lo fue la faena de Álvaro Lorenzo al más que potable segundo del que perdió otra oreja por lo mal que lo mató. Ginés Marín, por su parte, quedó prácticamente inédito frente al lote menos propicio aunque también soluble.


Pese a la oreja que cortó José Garrido, 
se incumplieron las expectativas

J.A. del Moral · 27/04/2017
Lo mejor de la tarde corrió por cuenta de José Garrido, especialmente con el capote en el magnífico recibo de sus dos toros, pero su faena premiada al estupendo cuarto toro de Torrestrella no estuvo a la altura de las excepcionales condiciones del burel. Fue con mucho el mejor toro del envío. Como también lo fue la faena de Álvaro Lorenzo al más que potable segundo del que perdió otra oreja por lo mal que lo mató. Ginés Marín, por su parte, quedó prácticamente inédito frente al lote menos propicio aunque también soluble.


Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Miércoles 26 de abril de 2017.Tarde agradable entre enmarañada y soleada con media entrada muy repartida. Seis toros de Torrestrella, bien presentados, encastados y de juego desigual en la muleta. Muy débil el primero. Noble el segundo. Bravo y noble aunque se defendió al final de los viajes el tercero. Extraordinario por su bravura, fijeza y nobleza el cuarto. Corto de viajes el quinto. Y noble a menos en brío el sexto.

José Garrido (marfil y azabache): Estocada corta atravesada y dos descabellos, palmas. Buena estocada, oreja.

Álvaro Lorenzo (blanco y plata): Estocada envainada en el costillar, otra baja trasera y descabello, silencio. Estocada y descabello, aviso y silencio.
Ginés Marín (esmeralda y oro): Buena estocada, palmas. Pinchazo y estocada, palmas.

Antes de que se deshiciera el desfile de cuadrillas, se guardó un minuto de silencio por la muerte de Sebastián Palomo Linares. 

Los comentarios entre aficionados antes de que comenzara la corrida, giraron alrededor de las grandes esperanzas que muchos teníamos sobre la capacidad y el arte de los tres contendientes. Al menos de los que ya les habíamos visto torear varias veces a José Garrido, Álvaro Lorenzo y Ginés Marín. Quizá y sin quizá, los tres mejores de entre los más nuevos matadores de toros de la actualidad y, por tanto, futuras promesas indubitables. Pero, como tantas veces ocurre, no se cumplieron las grandes expectativas que teníamos sobre lo que harían los tres.


El mejor librado fue el más veterano del cartel, José Garrido, que se destapó como gran intérprete del toreo a la verónica en el recibo de sus dos toros. Al que abrió plaza, lo había recibido a porta gayola de rodillas saliendo muy suelto el animal del rápido embroque hasta que surgieron los magníficos lances recetados en los medios que remató con media de categoría mientras la plaza echaba humo. Este toro fue muy cuidado en varas por la debilidad que ya le habían adivinado los que le lidiaron. Se notó el fallo en los delantales que enjaretó Garrido en su quite y aún más en el que hizo Álvaro Lorenzo en su turno. Para la muleta, la blandura de animal fue más que evidente y no hubo más que reseñar que mereciera la pena.

Para suerte de Garrido, el cuarto fue uno de esos toros que han hecho famosa y prestigiosa a la ganadería de Torrestrella. Un toro para cantarlo en latín desde que salió hasta que murió. Las verónicas del recibo que volvió a recetar Garrido fueron la confirmación de la gran categoría de las ya ejecutadas en el toro que abrió plaza. Este bravo cuarto fue muy bien picado por Curro Sanlúcar y dio ocasión de lucirse a Lorenzo en su quite por preciosas chicuelinas. Pronto y bien banderilleado, llegó ideal a la muleta como bien pudimos comprobar en el arranque del trasteo por ayudados altos recetados de rodillas. La música no tardó en sonar nada más continuar la faena que Garrido compuso sobre ambas manos en sucesivas rondas que ligó a pases de pecho, a trincherillas y a pases de la firma que a un servidos le supieron a poco, dada la gran calidad del estupendo animal. Garrido lo mató bien de una buena estocada y a sus manos fue la que iba a ser única oreja de la tarde. El toro había sido de dos orejas y de vuelta al ruedo. Pero ni una cosa ni otra acontecieron. La falta de sensibilidad del palco, impidió el honor que había merecido este llamado “Ruidoso”.


Álvaro Lorenzo también se lució a la verónica en el recibo del segundo. Como también Ginés Marín en su quite por gaoneras. Muy huidizo en banderillas, el toro llegó a la muleta con más que suficiente nobleza para que la faena creciera en calidad con la sola pega de cierta debilidad del animal apenas perceptible. Lorenzo brindó al Cielo, supongo que en memoria de Sebastián Palomo Linares quien había sido uno de los maestros de joven matador que le hizo el honor sobre ambas manos sin grandes aditamentos. Una buena faena y punto, lamentablemente cerrada con dos horribles espadazos y un descabello que privaron a Lorenzo de cortar la primera oreja de la tarde.

El quinto toro tuvo un defecto que reconozco muy difícil de corregir. Sus viajes cortos tras meter la cara y sus derrotes altos al final de cada pase. He dicho difícil de corregir porque la única manera de logarlo era templando. Es decir sin dejar nunca que los pitones engancharan el engaño. Única manera de solucionar el inconveniente a costa de sacrificar la estética del muletazo, sí. Pero algo eficacísimo como hemos podido comprobar cada vez que los toreros saben aplicarlo. Esta imposible misión por parte de Lorenzo, le obligó a alargar excesivamente el trasteo que empezó a ser aburrido antes de la cuenta. Menos mal que Álvaro acertó pronto con los aceros de pinchazo y estocada, aunque escuchó un aviso.


Creo que a Ginés Marín le traicionaron sus muchas ganas y, de ahí, la imprecisión técnica del afiligranado toreo que intentó practicar tanto con el capote como con la muleta, quizá en la creencia de que sus dos oponentes se iban a comportar como los mejores ya lidiados. Lo tantas veces señalado por quien firma esta crónica sobre lo mucho que perjudica a los toros que los toreros se dejen enganchar los engaños, tomó carta de naturaleza en el desarme que Marín sufrió en su toreo con el capote y posteriormente con la muleta, sobre todo en los remates de su toreo al natural porque con la derecha consiguió muletear limpiamente.

Ginés mató bien al tercero de buena estocada y al sexto de pinchazo y estocada tras otra actuación tan entusiasta como valiente en el recibo a porta gayola y en el inicio de su faena con la izquierda citando con el cartucho de pescao desde lejos. En esta faena, Marín pecó de encimista en su segunda mitad. No dio el hueco que necesitaba el toro para embestir mejor y el trasteo se diluyó en la vulgaridad. Increíble que a este torero tan bueno le sucediera esto y acabara su tarde entre la indiferencia del personal.

miércoles, 26 de abril de 2017

Palomo Linares. Torero de raza como pocos / Por Rafael Comino Delgado


Palomo Linares fue un gran torero, completo, poderoso, pero creo que sus características fundamentales fueron su enorme afición y su raza sin igual, no dejarse ganar la pelea por nadie jamás. Ello le llevó a triunfar rotundamente llegando a ser una gran figura del toreo.


Torero de raza como pocos

Rafael Comino Delgado
En el toreo ha habido, hay y habrá toreros con mucha raza, enrazados de verdad, pero como Sebastián Palomo Linares, pocos, muy pocos, al menos, de los que yo he visto. Naturalmente seguí su carrera taurina desde la "Oportunidad" de Vistalegre de Madrid y fue un gran torero, completo, poderoso, pero creo que sus características fundamentales fueron su enorme afición y su raza sin igual, no dejarse ganar la pelea por nadie jamás. Ello le llevó a triunfar rotundamente llegando a ser una gran figura del toreo, con hitos en su carrera como haber cortado un rabo en Las Ventas el 22 de mayo de 1972, cuando hacía 33 años que no se cortaba, y ser el único matador que ha cortado un rabo en la monumental de México y en la de Madrid. La temporada 1969 formó, con El Cordobés" la pareja de "los guerrilleros", para enfrentarse a los empresarios que querían someterles. Decían que así reivindicaban la dignidad de los que se vestían de luces y se jugaban la viva.

Menudo de cuerpo, más bien bajo de estatura, inteligente y espabilado como un lince. Todo puro nervio, resistente como el acero, que solo pensaba en torear y estar mejor que todos los demás. Y como todo lo hacía tan de verdad, tan entregado y convencido de que triunfaría llegaba enseguida y mucho a los públicos. Nació toreo y pintor, aunque lPalomo Linares. a pintura quedó aparcada, casi totalmente, mientras duró su carrera taurina, dedicándose posteriormente más a los pinceles, con los que también ha triunfado y seguía triunfando.

Aunque le había saludado un par de veces cuando acompañaba a su hijo, que estaba toreando como novillero, en realidad le conocí personalmente el pasado año al tener que presentarle en un acto cultural en su homenaje en la Peña Taurina de Conil. Allí pasamos un velada memorable y pude darme cuenta de que era un hombre sin dobleces, exactamente igual a como era en la plaza lo era en la calle. Un hombre integro, sincero, que iba por derecho siempre, muy positivo y muy apasionado. Así ha vivido una vida feliz, pues siempre hizo lo que le gustaba, y lo hizo entregándose totalmente. ¡Como yo pienso que debe vivirse la vida, a tope!

Decía que en la puerta de cuadrillas nunca estaba preocupado, que estaba feliz porque iba a hacer lo que más le gustaba en esta vida, torear. Ahora estaba muy ilusionado con la pintura, fundamentada en la combinación de los colores, especialmente los fuertes. Decía que la "vida es de color y hay que sacárselo". También tenía mucha ilusión con un chaval al que apoderaba, llamado Alejandro Gardel, al que le veía muchas cualidades para llegar a ser figura.

La muerte le ha llegado prematuramente, teniendo en cuenta que un hombre de 69 años es un hombre relativamente joven hoy en día. Siempre he oído decir que Dios se lleva pronto a los mejores y Sebastián Palomo era bueno y cabal. Descanse en paz donde esté. Desde luego, si hay un Olimpo donde se sienten los más grandes del toreo, allí tendría reservado Palomo Linares un sillón, que ya estará ocupando.

Mis condolencias a su familia y, especialmente, a su pareja actual, Concha Azuara, persona encantadora, a la que también conocí aquella velada en Conil.

Zidane sonríe / por Juan Manuel Rodríguez




Cuanto más sonríe Zidane, más nervioso se pone cierto sector (muy localizado) del periodismo deportivo español. Si la incógnita consistía en saber cómo iba a reaccionar el técnico francés cuando vinieran mal dadas, la respuesta la tenemos en la rueda de prensa de ayer.


Zidane sonríe

Cuanto más sonríe Zidane, más nervioso se pone cierto sector (muy localizado) del periodismo deportivo español. Si la incógnita consistía en saber cómo iba a reaccionar el técnico francés cuando vinieran mal dadas, la respuesta la tenemos en la rueda de prensa de ayer. Sí porque, y aunque la totalidad de equipos de fútbol del mundo, y aquí incluyo al Barça, matarían por estar vivos en Liga y Copa de Europa, la situación por la que está atravesando ahora mismo el Madrid, reciente aún la derrota en el Bernabéu ante su máximo rival por el título liguero, es, de largo, la peor por la que ha atravesado Zidane, quien, pese a todo, responde con educación y una sonrisa a preguntas que, a mi modo de ver, tienen muy poco de periodismo y mucho de calculada provocación.

Si hay alguien que verdaderamente piensa que afirmar que a un futbolista le hace mucha ilusión jugar contra el Barcelona en el estadio Santiago Bernabéu puede ofender al resto de la plantilla, tenemos un serio problema. Por ahí, por esa frase, atacaron ayer a Zidane. Por ahí, por ese flanco que algunos intuyen como débil, trataron de arrancarle la sonrisa al entrenador francés. Me recordó mucho a la insistencia para que Benítez dijera que Cristiano era sin asomo de dudas el mejor jugador con el que había trabajado nunca a lo largo de toda su carrera profesional, pero la diferencia entre Rafa y Zizou es que al primero le volvieron loco y su locura enloqueció al equipo mientras que el segundo mantiene pese a todo la templanza: nada ni nadie parece ya poder sacar de sus casillas a Zidane.

Zizou, por cierto, piensa morir con sus ideas. Para el trascendental (a partir de ahora, todos lo son) partido contra el Depor de esta noche en Coruña, el francés no convoca ni a Cristiano ni a Kroos. Si a eso añadimos que tampoco están ni Ramos ni Pepe, el Real Madrid afronta la primera de sus 6 finales ligueras sin (en principio) la participación de cuatro futbolistas titulares. Zidane sonríe... pero se muestra absolutamente impermeable a la crítica periodística, que no parece variar ni un ápice el plan que tiene en la cabeza. Así que nos encontramos a un entrenador de apariencia afable pero con unos principios férreos y unas ideas claras que está dispuesto a llevar hasta las últimas consecuencias. Por uno u otro motivo y en momentos puntuales, ni Ancelotti ni Benítez lo hicieron y, al final, los dos acabaron pagándolo. Zidane observó, aprendió, tomó nota y ahora no quiere cometer los mismos errores. Así que sonríe... y ejecuta. Sonríe... y actua. Sonríe... y toma sus propias decisiones. O sea, Zidane es un entrenador.