la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 12 de julio de 2017

James al Bayern... y todos contentos / por Juan Manuel Rodríguez




Nada me habría gustado más que ver a James triunfando con la camiseta del Real Madrid, nada. Bueno, miento: ver al Real Madrid proclamándose campeón de Champions dos años seguidos y ganando Liga y Copa de Europa en la misma temporada me ha gustado más que ver triunfando a James. Es un hecho que James es muy bueno. Otro hecho es que Zidane no contaba con él. Y otro hecho más es que el Real Madrid lo ha ganado todo... sin James sobre el campo.


James al Bayern... y todos contentos

 Juan Manuel Rodríguez
1º) Estaríamos cometiendo un error de bulto si enfocásemos la cesión (traspaso encubierto, en realidad) de James al Bayern desde la perspectiva de su nacionalidad. En España hay una importante y activa colonia de ciudadanos colombianos, que son muy futboleros, y comprendo su tremenda frustración porque su ídolo no haya podido triunfar en el mejor club deportivo de la historia, pero en muchos comentarios que oigo o leo hay cierto tonillo xenófobo que no me gusta ni un pelo. Sugerir que Zidane no ha alineado a James por su nacionalidad, que ha puesto a otros en el once titular por idéntico motivo o que ha dado el o.k. a su fichaje por el Bayern por ser natural de Cúcuta es un debate pasional, sí, pero poco racional, y carece por supuesto de la necesaria e imprescindible altura de miras. En el fútbol colombiano no sé cómo funcionan las cosas, pero aquí, en España, y más concretamente en el Real Madrid, juegan los mejores. Por el estadio Santiago Bernabéu han pasado futbolistas de todos los colores y nacionalidades: los blancos que no han rendido se han ido y los negros que sí lo han hecho se han quedado. Es así de simple.

2º) Se está repitiendo muchas veces que la cesión de James al Bayern resulta desastrosa para el Real Madrid por un doble motivo: el deportivo y el económico. Yo albergo pocas dudas con respecto a la calidad de James, me parece muy bueno. Pero también me parecían muy buenos Özil o Di María y, por unos u otros motivos, salieron del Madrid. Lo que, en el fondo, nos molesta a aficionados y periodistas en general es que lo que nosotros vemos con tanta claridad no sea capaz de percibirlo Zidane, pero es que yo creo que a Zidane también le parece muy bueno James pero, mientras que nosotros nos podemos permitir el lujo de confeccionar una plantilla de 100 jugadores, él sólo puede contar con 24. O sea, Zidane, que tiene que elegir, lo ha hecho: James le gusta menos que otros jugadores que tiene en su plantilla. Sobre el tema económico debo decir que se manejaba como muy asequible el siguiente escenario: cuatro o cinco clubes de primer nivel mundial pegándose por pagar nunca menos de 80 millones de euros por James. Ojalá hubiera sido así pero, desafortunadamente, ni fueron cuatro o cinco los clubes interesados ni tampoco fueron 80, 70, 60 ó 50 los millones ofertados. A lo mejor el Madrid pagó demasiado por el jugador en 2014, no lo sé, pero hoy, ahora, en este momento, no había cola para abonar semejantes millonadas por un futbolista que era público y notorio que no contaba para su entrenador y que, por lo tanto, estaba claramente en el mercado. El Real Madrid se quita de encima una patata caliente y, de paso, cumple los deseos de su técnico, quien, por cierto, lo ha ganado todo en un año y medio: operación redonda.

3º) La calidad futbolística de James es incuestionable... pero su rendimiento en el Real Madrid es ampliamente debatible. Su primer año fue muy bueno mientras que sus dos últimas temporadas han estado muy por debajo de las expectativas generadas. Hay algo que se nos escapa y yo creo que tiene que ver con el día a día de Zidane y de James en Valdebebas. James tenía el pulso perdido antes de echarlo por la sencilla razón de que, con él entrando y saliendo del equipo (más bien saliendo que entrando) el Real Madrid ha ganado dos Champions seguidas, una Liga después de 5 años, un Mundial y una Supercopa europea.


4º) Como la primera opción futbolística de James era jugar en el Real Madrid, que era su sueño desde pequeñito, pero el entrenador del Real Madrid no contaba con él, había que prescindir de James. Pero para prescindir de James, que aún tenía 3 años más de contrato con el club blanco, debía seducírsele. ¿Cómo?... Ofreciéndole un destino muy apetecible. Quiero decir que todos sabíamos que James no iba a acabar en el Escalerillas Fútbol Club sino en las filas de uno de los rivales directos del Real Madrid: ¿Al United que sufrirá en la Premier y en la Champions o al Bayern de Ancelotti, que ya lo conoce, que ganará otra vez la Bundesliga y que volverá a competir por la Copa de Europa?... Verde y con asas.

5º) ¿Podría haberse esperado hasta el 31 de agosto para cerrar la operación?... Y yo pregunto: ¿Para qué? ¿Pagaría más el Bayern dentro de un mes y medio?... Lo dudo. Es más, yo creo que pagaría incluso menos. Zidane no quería a James en el avión y James quería volar, sí, pero con destino a Múnich. El entrenador del Real Madrid pretende trabajar con sus jugadores desde el primer minuto, y la presencia en la plantilla de un futbolista con el que todos sabíamos que no iba a contar sólo podía acarrear más disgustos, polemicas de las que Zizou huye como lo hace el gato del agua fria.

6º) Nada me habría gustado más que ver a James triunfando con la camiseta del Real Madrid, nada. Bueno, miento: ver al Real Madrid proclamándose campeón de Champions dos años seguidos y ganando Liga y Copa de Europa en la misma temporada me ha gustado más que ver triunfando a James. Es un hecho que James es muy bueno. Otro hecho es que Zidane no contaba con él. Y otro hecho más es que el Real Madrid lo ha ganado todo... sin James sobre el campo. Al futbolista sólo cabe desearle mucha suerte y que triunfe y sea feliz en el Bayern. Imagino que tendrá un especial interés en reivindicarse y supongo que sobre ese interés trabajará machaconamente Ancelotti, que es un viejo zorro. Y a lo mejor incluso le mete algún que otro gol al Real Madrid en el futuro, quién sabe. Pero si, como creo sinceramente que puede volver a suceder, el Real gana de nuevo Champions y Liga en 2018, ¿quién se acordará de James?... Respondo yo: los mismos que continúan recordando a Özil.