la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 13 de julio de 2017

José Manuel Soto “Creo que hay que defender con valor y con serenidad, pero con orgullo, las cosas en las que creemos”,



..hay una clase política que odia todo lo que signifique España. Una clase política que ha nacido en territorios, en familias, en sitios en el que se ha ido inculcando un odio a todo lo que signifique España, no solamente el toreo, cualquier cosa que suene a España. Manipulan la historia de España y producen una especie de desprecio a todo lo que simbolice el sentimiento español y contra eso hay que revelarse, sin ninguna duda.


Hoy, con la inestimable ayuda de José Luis Algora y Juan Lamarca, tenemos el honor de hablar con un artista ejemplar. Al margen de una carrera escrita con letras de oro hablamos con un SEÑOR. En época en la que los valores parecen en el olvido José Manuel Soto defiende la grandeza de nuestro país y su cultura con la firmeza de quién defiende lo que siente.


1- ¿Cómo nace la afición al toro de Don José Manuel Soto?

El toro en la ciudad que yo me he críado, Sevilla, es algo que vemos, vivimos y conocemos desde niños. Desde siempre he tenido la oportunidad de ir a campos y fincas donde hay ganado bravo donde se hacen tentaderos, se conoce a los toreros, se aprende a amar a la fiesta tan hermosa. Tenemos una plaza tan hermosa donde vienen todas las figuras, mi padre que era un gran aficionado y te los transmite… Ahí es donde me nace la afición.

2- ¿Cuál fue la primera corrida de toros que presenció?

La primera corrida de toros que presencié no la recuerdo muy bien. Yo recuerdo ir de niño a la plaza de la Pañoleta, una pequeña barriada que hay cerca de Sevilla al lado de Camas. Íbamos a algunos festivales con mi padre siendo yo muy niño pero, concretamente, la primera corrida no la recuerdo.

3- ¿Por qué los artistas son más remisos a dejarse ver en los toros y apoyar al toreo?

Hay muchos artistas y mucha gente pública que tiene miedo a significarse con cualquier cosa que le pueda suponer un problema. Yo creo que hacen mal. En la vida cuando uno tiene convicciones hay que manifestarlas aunque eso te pueda suponer enfrentamientos con ciertas personas. Yo creo que es bueno mojarse y para mí ir a los toros y apoyar el toreo, aparte de que es una afición que tengo y que me gusta cultivar, también es una forma de reivindicar unos valores y un estilo de vida en el que me han educado.

4- ¿Por qué se está produciendo este ataque político a la fiesta de los toros?

Claramente porque hay una clase política que odia todo lo que signifique España. Una clase política que ha nacido en territorios, en familias, en sitios en el que se ha ido inculcando un odio a todo lo que signifique España, no solamente el toreo, cualquier cosa que suene a España. Manipulan la historia de España y producen una especie de desprecio a todo lo que simbolice el sentimiento español y contra eso hay que revelarse, sin ninguna duda.

5- ¿Sigue siendo el toreo fuente de inspiración de los artistas?

El toreo es fuente de inspiración de los artistas de toda la vida. El toreo fue inspiración de Picasso, Dali, Hemingway, Welles, Goya… Y lo seguirá siendo porque es el arte más hermoso que hay, el más sublime. Una buena faena es algo grande y efímero al mismo tiempo, irrepetible. Está llena de connotaciones hermosísimas aunque tenga su parte cruel, que la tiene. La belleza que se crea en una faena es algo absolutamente incomparable.

6- ¿Qué toreros son sus preferidos?

Yo admiro a muchísimos toreros y conozco a muchísimos toreros. Siento especial predilección por los toreros que son capaces de crear obras de arte en las faenas. Hay muchos tipos de toreros y cada uno tiene su virtud y su defecto. Admiro mucho a Enrique Ponce porque lleva casi treinta años de primera figura y sigue con una afición absolutamente enorme que no hay quién pueda con él. Admiro mucho a Padilla porque es un luchador impresionante, admiro a Morante quizás por encima de todos porque me transporta con su forma de torear, con su sentido taurino, con su estilo personal y esa forma de defender la tauromaquia antigua. Admiro mucho a Pablo Hermosa de Mendoza por su técnica a caballo y a Ventura. Tengo admiración por muchísimos toreros pero predilección por tres que son Enrique Ponce, Morante y Pepe Luis Vázquez.

7- ¿Cómo ha cambiado la plaza de Sevilla desde que usted acude?

Todo cambia. Sevilla cambia porque los aficionados cambian pero es una plaza donde se mantiene mucho el clasicismo del toreo. Quizás, últimamente, sea algo menos exigente y se deje llevar un poquito más por las modas pero es una plaza que está abierta a cualquiera que llegue de fuera a torear bien, vengan de donde vengan. Aquí han triunfado toreros del mundo entero simplemente por torear bien. El público, a lo mejor, sea un poco menos exigente ahora pero se valora muchísimo el buen toreo. Estás en el tendido y estás con gente que han sido toreros, banderilleros, picadores, ganaderos… Hay mucha gente que conoce bien la fiesta y valora bien el buen toreo.

8- ¿Cómo cree que el toreo podría hacer frente a las amenazas que le atacan?
Yo creo que el toreo se debe defender primero abriéndose mucho a la gente joven: organizando jornadas en el campo donde se conozca bien la vida del toro y todo lo que conlleva y después no dejándose pisotear por nadie. Nosotros, los taurinos, tenemos que defender lo nuestro con respeto al que no le guste (yo respeto al que no le gustan) pero exigiendo respeto también.


9- Hablemos de ese precioso dúo con Enrique Ponce.

Enrique es un hombre muy valiente y con mucho arte. Le encanta cantar y le di un toque para que se subiera conmigo en el Teatro Real y no se lo pensó. Subió, cantó una canción de Julio Iglesias y lo bordó porque tiene mucho arte. Son momentos irrepetibles y hermosos que a la gente divierte mucho verlos porque tienen su gracia. Para mí es un privilegio que un figura del toreo única en la historia, que lleva treinta años de máxima figura (algo que no ha existido nunca) y, sobre todo, es mi amigo, muy amigo mío.

10. Usted es un ejemplo de valentía de la defensa de nuestro país y sus tradiciones. ¿Se están perdiendo valores en nuestra sociedad?

Yo intento defender los valores en los que creo y exijo respeto hacia ellos. Observo que en España muchos de esos valores están en juego en esta época. Hay mucha juventud a la que no hemos sabido inculcar esos valores que nos inculcaron a nosotros. No sé por qué. Quizás no hayamos sido lo suficientemente pacientes para ello como fueron nuestros padres. A lo mejor no hemos tenido la constancia que hay que tener en la educación de los niños y creo que el tema educativo ha sido un desastre aquí en España en los últimos 30-40 años. Estamos pagándolo ahora.

Yo creo que hay que defender con valor y con serenidad, pero con orgullo, las cosas en las que creemos. Creo en muchas cosas que se están perdiendo en la sociedad y manifestarlo es un ejercicio de responsabilidad que hay que hacer.